Sobre Economía Conductual, opiniones, tolerancia y otros demonios

Sobre Economía Conductual, opiniones, tolerancia y otros demonios

Dic 04

Cuando estamos discutiendo con un amigo sobre cualquier tema y no estamos de acuerdo en algún término o dato, tomamos nuestro celular para buscar la información en Google y demostrarle que tenemos la razón. Puede ser que aparezcan dos artículos que le den la razón al amigo, y uno que nos dé la razón a nosotros, y ese artículo es el que nos termina de convencer de que en realidad tenemos la razón. Tres semanas después nos olvidamos de esos otros dos artículos contrarios a nuestra postura, y solo recordamos que leímos un artículo que decía lo mismo que pensamos; y si se vuelve a repetir la discusión con cualquier otra persona, sostendremos la posición con mucho más firmeza porque ahora sí estamos convencido de que tenemos la razón.